5 alimentos para mantener un corazón sano

El corazón es un órgano que necesita nutrientes para que realice correctamente sus funciones. Estos nutrientes provienen de la alimentación, de ahí la importancia de adquirir unos buenos hábitos e incorporar alimentos que nos aporten antioxidantes para mantener un corazón sano.

Estos antioxidantes se encuentran en gran variedad de alimentos, sobretodo de origen vegetal, pero hay cinco que son clave o imprescindibles en nuestra dieta:

  1. Nueces: las nueces son un tipo de frutos secos que como su nombre indica tienen muy bajo contenido en agua. Nos proporcionan grasas saludables como los omega 3 que reducen el colesterol y los triglicéridos. Su consumo se asocia a menor riesgo de padecer enfermedad coronaria. Además, son ricas en proteínas de origen vegetal lo que les concede un gran poder saciante y por lo tanto aconsejadas en dietas para perder peso.
  2. Pescado: al igual que las nueces el pescado azul (atún, salmón, boquerón, anchoas, caballa) es una fuente de omega 3, grasa antinflamatoria y antienvejecimiento indispensable para mantener una buena salud cardiovascular. A nivel nutritivo, contiene vitaminas del grupo B y proteínas de fácil digestión. Se recomienda llegar a un consumo mínimo de 3 veces a la semana para conseguir estos beneficios.
  3. Aceite de oliva virgen: también llamado oro líquido, el aceite de oliva es uno de los alimentos característicos de la dieta mediterránea. Sus beneficios derivan de los ácidos grasos mono y poliinsaturados, como el ácido oleico, que reducen el riesgo cardiovascular al disminuir el colesterol malo (LDL) y aumentar el colesterol bueno (HDL). Nos aporta vitamina E, vitamina liposoluble con propiedades antioxidantes para el organismo.
  4. Vegetales de colores: las verduras, hortalizas y frutas aparte de aportar agua, vitaminas y minerales son abundantes en unos componentes antioxidantes llamados fitonutrientes, sustancias que tienen efectos saludables para el organismo. Para incorporarlos en la dieta tenemos que dar color a nuestros platos, sobretodo colores intensos así conseguiremos más variedad de fitonutrientes. Algunos de ellos son el licopeno, responsable del color rojo del tomate y la sandía, antocianidinas que dan color azul a los arándanos y moras, y los betacarotenos responsables del color naranja de la zanahoria y calabaza.
  5. Té verde: tiene alto contenido catequinas, antioxidantes con propiedades antienvejecimiento que evitan el deterioro celular y fortalecen el sistema inmunitario. El té verde además de ser antioxidante se caracteriza por tener acción vasodilatadora y antiinflamatoria. Se pueden consumir hasta 1 y 2 tazas al día.