Beneficios del caldo de huesos

Cuando comienzan a bajar las temperaturas empieza la temporada de caldos, infusiones y guisos ya que nos proporcionan energía y calor para combatir el frío del invierno.

Hoy vamos a hablar de los beneficios que nos aporta el caldo de huesos, como su propio nombre indica uno de los ingredientes principales es el hueso, se puede usar codillo de ternera, hueso de jamón serrano, hueso de rabo, huesos de pollo y cerdo o su combinación.

Para que se extraigan todos los nutrientes de los huesos es importante añadir los ingredientes en agua fría y llevarlo a ebullición y echarle un chorrito de vinagre. Una vez empiece a hervir bajar el fuego y dejar cocinar los huesos lentamente, a veces hasta 24-48h. De este caldo conseguimos minerales como calcio, magnesio fósforo; aminoácidos como glicina, glutamina, prolina y arginina; gelatina, condroitina y glucosamina, todos estos responsables de mantener una buena salud ósea.

Además, junto con el colágeno de la gelatina favorecen la salud digestiva porque ayudan a la secreción de jugos gástricos desinflamando el intestino y por lo tanto mejorando la digestión. El colágeno también se aconseja para mantener en buen estado uñas, cabello y piel.

En estos caldos, aparte de huesos también se les puede añadir carcasa de pollo y verduras. De la carcasa de pollo tenemos que destacar su contenido en N-acetilcisteína (NAC) útil en resfriados por tener propiedades mucolíticas.

Se puede refrigerar hasta una semana en el frigorífico preferiblemente en un recipiente de cristal para no alterar las propiedades del caldo. Y también se puede congelar y utilizar para otras ocasiones como la preparación de arroces, guisos, legumbres, croquetas o salsas como por ejemplo la Velouté, interesante para intolerantes a la lactosa o alérgicos a la proteína de la leche que no pueden tomar bechamel.

Cuando hablamos de estas propiedades destacamos los caldos caseros, pues los caldos ya preparados pueden aportar harinas, glutamato monosódico, leche, maltodextrinas y mucha cantidad de sal. Antes de comprar un caldo envasado leer la etiqueta de ingredientes y asegurar que no aporten estos ingredientes pues no estaríamos aprovechando los beneficios del caldo. Sobre todo, destacar el glutamato monosódico, el gran potenciados del sabor y relacionado con migrañas, reflujo, alergias y ganas de comer sin parar.

Si quieres saber más sobre antioxidantes y sus beneficios: https://cocinandosalud.net/dietas-especificas/