Hipertensión y salud cardiovascular

La definición de la tensión o presión arterial es “la fuerza que ejerce la sangre que circula contra las paredes de las arterias”. Y de aquí, podemos diferenciar la presión sistólica que es la fuerza que realiza la sangre cuando sale del corazón en cada latido, y la presión diastólica es la fuerza que se ejerce en las arterias entre cada latido. En cada medición de la presión encontramos dos números, el primero corresponde a la sistólica y el segundo a la diastólica.

Cuando la presión aumenta a ciertos niveles es cuando hablamos de hipertensión arterial, y es el momento en que las arterias empiezan a sufrir si está condición no se resuelve.

¿Cómo se diagnostica?

Se basa en la toma de varias mediciones de días distintos en consulta médica aunque es muy habitual la hipertensión de bata blanca. En estos casos, se recomienda hacer las medidas en diferentes horas del día y en varias ocasiones, en un ambiente relajado para no influir en el resultado. O si el médico lo considera, puede realizar otra prueba diagnóstica, holter de tensión o MAPA (Medición Ambulatoria Presión Arterial), permite conocer cifras de tensión arterial durante 24h.

¿Por qué es importante diagnosticar la hipertensión?

Si tenemos en cuenta la definición, en hipertensión el corazón tiene que hacer más fuerza para bombear la sangre a todo el cuerpo lo que comporta mayor tensión y daño de las arterias que la transportan afectando a distintos órganos de nuestro organismo como el corazón, desencadenando infarto o angina de pecho, el cerebro aumentando el riesgo de ictus y el riñón provocando insuficiencia renal.

Si a la hipertensión le juntamos hipercolesterolemia o arteriosclerosis la enfermedad se agrava pues las arterias presentan paredes más dañadas y obstruidas. De ahí, la importancia de diagnosticarlo a tiempo para prevenir eventos cardiovasculares. Tanto la tensión alta como el colesterol elevado son latentes, es decir, la persona los padece pero no presentan síntomas.

Clasificación:

  SISTÓLICA DIASTÓLICA
ÓPTIMA <120 <80
NORMAL-ALTA 120-129 <80
HIPERTENSIÓN
Grado I:
Grado II:

130-139
>140

80-89
>90

Causas más comunes:

  • Sobrepeso u obesidad
  • Obesidad visceral: perímetro abdominal superior a 102cm en hombres y 88cm en mujeres
  • Tabaco
  • Exceso de alcohol
  • Alimentación deficiente en vegetales, fruta y legumbres
  • Estrés crónico
  • Inactividad física
  • Predisposición genética

Pautas para mejorar la hipertensión o prevenirla:

1. Reducir de peso en sobrepeso u obesidad: cuanto más peso más fuerza tendrá que ejercer el corazón para que la sangre llegue a todo el cuerpo.  

2. Evitar el sedentarismo, moverse como mínimo 1h al día.

3. No fumar.

4. Evitar el exceso de sal añadida en los platos, para eso se podría recurrir a vinagretas, especias, hierbas aromáticas, limón… Por ejemplo la vinagreta de mostaza o aceite triturado con albahaca son dos alternativas que combinan muy bien con los alimentos.

 5. Evitar comprar alimentos procesados ya que les añaden grandes cantidades de sal.

6. Gestionar el estrés

7. Medicación si es necesaria

Si quieres seguir un menú semanal apto para hipertensión visita: https://cocinandosalud.net/dietas-especificas/