Magnesio, un nutriente indispensable para tu salud

El magnesio es un mineral esencial que participa en procesos fisiológicos en el organismo, actuando como cofactor de reacciones enzimáticas.

Cada vez cobra más importancia ya que está implicado en múltiples funciones:

  • Reduce el riesgo cardiovascular.
  • Actúa como relajante muscular, por lo que nos ayudará a minimizar el estrés y a descansar mejor.
  • Ayuda a la absorción de vitamina D, reduciendo el riesgo de osteoporosis.
  • Salud hormonal.

En población adulta, sus necesidades mínimas diarias son de 300-400mg, para llegar a ellas tenemos que incluir alimentos que lo aporten como: semillas de sésamo o su crema (tahini), semillas de calabaza, avellanas, almendras, anacardos, chocolate negro (siempre >85%), cacao en polvo sin azúcar, aguacate, espinacas, lentejas, cereales integrales y plátano.

Sus niveles se pueden medir en analítica de sangre, pero en ocasiones no se pide este parámetro y algunos de los síntomas que nos pueden hacer sospechar de su déficit son: cansancio extremo o fatiga crónica, calambres, contracturas, insomnio e irritabilidad.

Esto no significa que si tienes algunos de estos síntomas tengas déficit de magnesio, sino que si presentas alguno de ellos y además tu alimentación es pobre en alimentos que lo aportan se podría relacionar.

Hoy en día, a parte de la alimentación también se puede encontrar en complementos nutricionales. Un complemento nutricional es aquel que aporta el nutriente en cantidades más elevadas ya sea en comprimidos, cápsulas, líquido o polvo. Aconsejados en ciertas situaciones donde la demanda está aumentada y con la alimentación no es suficiente cubrirla.

En cuanto a los complementos de magnesio, los más biodisponibles son los citratos y bisglicinatos. Pero antes de tomarte un complemento alimenticio habla con un profesional sanitario para pautarlo y tener en cuenta las posibles interacciones en caso de administración de fármacos.