Prevenir la listeriosis

La listeriosis es la enfermedad o infección causada por la bacteria Listeria monocytogenes y se adquiere por la ingesta de alimentos contaminados.

Esta bacteria se caracteriza por ser ubicua, es decir, porque puede vivir en diferentes ambientes como alimentos, frigoríficos, suelos, aguas superficiales, establecimientos que trabajan con alimentos, y tracto intestinal de humanos y animales. Además, puede crecer a temperaturas bajas (refrigeración y congelación), en condiciones de al vacío, calor y deshidratación.

La enfermedad se transmite porque el alimento ha estado contaminado. Aunque haya estado sometido a altas temperaturas puede contaminarse después al estar en contacto en superficies donde se manipula o conserva el alimento. De ahí que sea muy importante seguir unas normas de higiene para prevenirla. Su periodo de incubación puede oscilar entre el primer día de exposición o pasados 3 meses. Y su desarrollo depende de la cantidad de bacteria ingerida, el tipo de bacteria y el estado inmunitario de la persona.

Los síntomas más habituales son: gastroenteritis, fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular, meningitis, abortos o partos prematuros en mujeres embarazadas y muerte en casos graves.

Las personas más susceptibles a contraer esta enfermedad son:

  • Mujeres embarazadas
  • Personas mayores de 65 años
  • Recién nacidos
  • Personas inmunodeprimidas

Principales alimentos implicados en la transmisión de listeriosis:

  • Leche cruda y no pasteurizada (vaca, oveja y cabra)
  • Quesos frescos y helados elaborados con leche no pasteurizada o contaminados después de la pasteurización.
  • Carnes elaboradas (patés, salchichas, frankfurts…)
  • Carne de aves
  • Pescado fresco y ahumado
  • Alimentos envasados al vacío
  • Alimentos preparados sin tratamiento térmico
  • Ensaladas y verduras sin limpiar o desinfectar o ensaladas preparadas
  • Germinados crudos
  • Restos de alimentos que no han sido sometidos a temperaturas superiores a 70ºC en el centro del alimento.

Consejos para reducir el riesgo de contraer la listeriosis:

  • Consumir los alimentos que tienen más probabilidad de presentar la Listeria, por ejemplo carnes, cocinados a temperaturas superiores a 70ºC en el centro del alimento (evitar crudos o al punto).
  • No consumir lácteos crudos o no pasteurizados.
  • La temperatura de la nevera no puede estar por encima de los 4ºC.
  • Lavar y pelar los vegetales que se consumirán crudos.
  • Lavarse las manos antes y después de cocinar.
  • Evitar la contaminación cruzada: lavarse las manos después de manipular alimentos crudos, utilizar diferentes utensilios para cada alimento o lavar los utensilios cada vez que se usen distintos alimentos, conservar los alimentos crudos en recipientes diferentes y herméticos a los alimentos cocinados.
  • Limpiar con frecuencia la nevera.
  • Limpiar el espacio de cocina que se destina a manipular y conservar los alimentos.