¿Qué relación existe entre la avena y el colesterol?

Seguro que más de una vez habéis escuchado hablar que la avena reduce los niveles de colesterol, pues hoy vamos a explicar por qué y a que se le atribuye esta propiedad.

La avena es un cereal muy nutritivo al aportar carbohidratos complejos, esto significa que no aumentan rápidamente los niveles de azúcar en sangre evitando picos de glucemia y proporcionando energía durante el día; proteínas de origen vegetal haciendo que sea un alimento interesante en personas vegetarianas, veganas o que quieran reducir el consumo de carne animal;  vitaminas hidrosolubles como las B; y fibra, ideal en casos de estreñimiento pues favorece el tránsito intestinal y actúa como alimento prebiótico para nuestras bacterias intestinales.

Además, al contener carbohidratos complejos nos sacian, evitando picar entre hora y por lo tanto ayudando a mantener el peso. Por lo que aunque sean carbohidratos también se podrían incorporar en pautas nutricionales de pérdida de peso.

Es un cereal que se empezó a consumir hará pocos años, pero que anteriormente ya era popular en la población británica que la usan mucho para elaborar porridge o gachas de avena en los desayunos.

A parte del valor nutricional, también se le atribuyen algunas propiedades como la de bajar el colesterol gracias a su contenido en beta glucanos.

¿Qué son los betaglucanos?

Los betaglucanos son un tipo de fibra soluble que se encuentran en el salvado del cereal, responsable de mejorar el estreñimiento, los niveles de azúcar y colesterol en sangre. Para obtenerlos se tiene que consumir la avena integral.

¿Qué alimentos aportan estas propiedades?

A parte de la avena, la cebada, el centeno y algunas setas son otros alimentos que aportan esta fibra soluble.

¿En qué formatos podemos encontrar la avena?

  • Copos de avena
  • Harina de avena
  • Bebida vegetal de avena
  • Cereales o mueslis
  • Galletas
  • Tortitas

¿Qué cantidad se debe aportar para obtener estos beneficios?

El consumo de este cereal tiene que ser regular para aportar los 3g de betaglucanos que es la cantidad necesaria para obtener estos beneficios. Esto equivale a una ración de 60-70g aproximadamente de copos de avena.

Se tiene que consumir el cereal entero o avena integral y no los productos procesados que encontramos en los supermercados como galletas o cereales en los que han añadido azúcares refinados como maltodextrinas, jarabes de glucosa o de maíz.

En definitiva, la avena es un cereal ideal para dietas bajas en colesterol y dietas para el control del azúcar. Por lo que es un alimento recomendado en pacientes con hipercolesterolemia, diabetes, dos factores de riesgo cardiovascular.

Si quieres recetas para controlar los factores de riesgo cardiovascular visita: https://cocinandosalud.net/dietas-especificas/#0602