¿Te han encontrado el colesterol alto?

Si te han encontrado el colesterol alto es probable que hayas adquirido unos hábitos poco saludables.

Es muy frecuente escuchar que a algún conocido o familiar tiene el colesterol alto, pero ¿realmente debemos preocuparnos?

El colesterol es una grasa necesaria para nuestro cuerpo ya que está implicada en muchas funciones vitales. Podemos diferenciar el colesterol bueno (HDL) y el colesterol malo (VLDL), el problema viene cuando sus niveles aumentan demasiado y esta grasa se oxida ya sea por alimentación, sedentarismo, tabaco, estrés…

Es muy habitual que si te encuentran el colesterol alto te aconsejen una dieta baja en grasas o dieta baja en colesterol, pues podemos pensar que si el colesterol es una grasa debemos disminuir su aporte. Aunque cada vez más existe más evidencia que no relaciona un aumento del riesgo cardiovascular y el consumo de grasas buenas.

¿Qué grasas podemos diferenciar?

Grasas buenas (monoinsaturadas y poliinsaturadas): aceite de oliva virgen, aceitunas, frutos secos crudos o naturales (nueces, almendras, avellanas, anacardos, pistachos, cacahuetes…), semillas (girasol, calabaza, sésamo, chía, lino…), pescado azul (sardinas, caballa, salmón, atún, boquerones, anchoas) y huevos.

Grasas malas (saturadas y trans): aceites vegetales refinados, margarina, mantequilla, quesos curados y embutidos grasos (fuet, chorizo, mortadela, salami…).

Antes de pautar medicación sería recomendado corregir hábitos y valorar si existe mejoría.

Modelo de dieta para el colesterol alto:

Desayuno: café y tostadas integrales con jamón ibérico

Media mañana: puñado de nueces con 2 mandarinas

Comida: ensalada de lentejas con huevo duro y aguacate + pera

Merienda: té verde

Cena: crema de calabacín y rape a la plancha + yogur natural